Alejandro Casona
(1903-2003)

La dama l'alba

Alejandro Casona es el seudónimo del dramaturgo asturiano Alejandro Rodríguez Álvarez, nacido en Besullo (concejo de Cangas del Narcea) el 23 de marzo de 1903 en el seno de la familia formada por los maestros nacionales Gabino Rodríguez y Faustina Álvarez.

De La Casona, que acogía por entonces las escuelas del pueblo, toma el seudónimo con el que se dio a conocer y que luego utilizó como apellido.

Debido a la profesión de sus padres, hubo de cambiar constantemente de lugar de residencia. Inició el bachillerato en el Instituto Jovellanos de Gijón y lo terminó en Murcia en 1919. Impulsado por una profunda vocación pedagógica, se hace maestro nacional y luego realiza estudios de Filosofía y Letras, dando por entonces sus primeros pasos como escritor; más tarde, completa sus estudios en la Escuela Superior de Magisterio. El desempeño de su profesión le obliga a residir en varios lugares del territorio español. Al ser nombrado, en 1928, inspector de primera enseñanza en el valle pirenaico de Arán, es cuando inicia realmente su carrera literaria; así, traduce una obra de Strindberg y escribe tres comedias: «Otra vez el diablo», «El crimen de Lord Arturo» y «La sirena varada». En 1930 publica «La flauta del sapo», un libro de poemas. En 1931 le encomiendan la dirección del «Teatro del Pueblo» de las Misiones Pedagógicas, para el que escribió algunas de sus primeras piezas («Sancho Panza en la Ínsula», «Entremés del moro que casó con mujer brava»...). En 1933 logra el Premio Nacional de Literatura por el libro «Flor de Leyendas», una selección de grandes páginas de la Literatura. Con «La sirena varada» obtiene, en 1934, otro galardón: el Lope de Vega.

Al inicio de la Guerra Civil española, Casona, comprometido con la República, se exilia a América, donde consigue estrenar con éxito varias de sus obras: «Prohibido suicidarse en primavera», «El crimen de Lord Arturo», «Las tres perfectas casadas», «La dama del alba», «La molinera de Arcos», «Los árboles mueren de pie», «La casa de los siete balcones», etc.
En 1962 retorna a España, donde se repuso o se estrenó la mayor parte de su obra. Ya en su país, escribió y logró representar muy exitosamente «El caballero de las espuelas de oro», obra basada en la biografía de Quevedo.

Fue también colaborador de varias publicaciones y traductor.

El 17 de setiembre de 1965 falleció en Madrid.

 

Home