Fabriciano González (Fabricio)
(Gijón1868 - Gijón 1950)

Munchu güeyu con la xente de casa

Inició su relación con la cultura gijonesa impartiendo clases, desde 1886, en la escuela nacional de Cabueñes, al frente de la cual estuvo hasta convertirse en profesor de segunda enseñanza. Compaginó la docencia con sus primeros trabajos para la prensa local: en El Porvenir de Gijón o El Musel vieron la luz sus primeros artículos, junto con algunas poesías en asturiano, que pronto se convirtieron en su modalidad literaria preferida. Sus estudios de Derecho, relativamente tardíos, le permitieron recibir, 1898, el nombramiento de secretario municipal del Ayuntamiento de Laviana, destino por el que renunció al puesto de redactor-jefe que desempeñaba, por aquel entonces, en el diario El Comercio. En Laviana permaneció hasta su jubilación en 1919.

A esta larga etapa de su vida pertenece la mayor parte de su producción literaria que ya para entonces aparecía públicamente bajo el pseudónimo de Fabricio. Sus colaboraciones en prosa y verso eran frecuentes en numerosos periódicos asturianos, madrileños, argentinos y cubanos. A la vez, Fabricio fundó y dirigió La Voz de Laviana y en 1920, tras su regreso a Gijón, El Regionalismo Astur.

Escribió y estrenó monólogos y piezas teatrales en asturiano y en español, y desarrolló una importante labor de conferenciante, especialmente en el Ateneo Obrero de Gijón.

Fue Cronista Oficial de la villa y miembro del Instituto de Estudios Asturianos.


Fabricio (segundo por la izquierda) con xente de casa.

Home