Alfonso Camín 
(Roces, Gijón 1890 - Porceyo, Gijón 1982)

La Carmona

A los quince años embarca para la Habana. Publica sus primeros versos, y llega a ser redactor del periódico La Noche, así como de otros diarios habaneros y de Santiago de Cuba. Dirige la revista Apolo, exclusivamente dedicada a la poesía. Ya redactor del Diario de la Marina, publica su primer libro, Adelfas (1913); el segundo, Crepúsculos de Oro, aparece al año siguiente; el poema Los Emigrantes, en 1915; y Cien Sonetos, en el mismo año. Durante la Primera Guerra Mundial es enviado por el Diario de la Marina, como corresponsal, a España. Empieza a ganar fama su nombre y publica en Madrid un nuevo libro: La Ruta (1916). Vuelve a Cuba y de allí, como consecuencia de ciertos lances personales, se traslada a México. Considerado como uno de los precursores de la poesía afroantillana, publicó sus primeros versos negros en el citado Diario de la Marina (1925). Fundador y director de diversas publicaciones, es notable su labor al frente de la revista Norte, editada inicialmente en España y con posterioridad en México, durante treinta y dos años. Vuelve a España en 1967.

En 1981, la Diputación Provincial le nombra "Hijo Predilecto y Poeta de Asturias", además de concederle una pensión vitalicia que no disfrutaría mucho tiempo.

Alfonso Camín, fue tío abuelo de Luis Miguel Aguilar, quien hacia el final de Poesía popular mexicana explica, entre otras cosas, la vocación andariega de su pariente, el cual recorrió toda América Latina y vivió un tiempo en México, donde -afirma Luis Miguel- Pancho Villa le regaló una pistola y Ramón López Velarde "un Aguafuerte que empieza: Alfonso, inquisidor estrafalario: / te doy mi simpatía porque tienes/ un aire de murciélago y canario"...

Fue el autor de Macorina, inspirándose en una bella salvadoreña cruce racial de negra y amarillo, a la que ChavelaVargas puso música y elevó a categoría de himno de la guerrilla latinoamericana.

Dice Luis Carbonell, rapsoda cubano: "Alfonso vivió exiliado en Cuba y tuvo amores con muchas negras, porque como buen español le encantaban las negras. Hay un poema que se titula "Elogio de la negra", impresionante, y escribió un poema antológico, piedra de escándalo cuando lo publicó, porque fue la primera vez que se habló en poesía de senos, nalgas, curvas, y de sexualidad en la poesía negra. Es una pena que nadie recite hoy en día las cosas de Camín. Yo soy el único que lo hago y estoy en desventaja".

Autor de enorme fecundidad, aparte de su extensa obra poética, podemos citar:

La moza del Castañar (novela), La Carmona (novela asturiana), La Pícara Molinera (zarzuela), Entre Volcanes (novela de la Revolución Mexicana), La Pregonada (novela), El Gallo de Mateón (cuentos asturianos), La Mariscala o el verdadero Bobes (biografía novelada), España y sus Hombres (biografías), Entre Manzanos. Niñez por duros caminos. Primer tomo de sus memorias (México, 1952), América y sus Hombres (biografías), Entre Palmeras. Vidas emigrantes. Segundo tomo de sus Memorias (México, 1958), El Mundo y sus Hombres (biografías), El Collar de la Emperatriz (cuatro novelas hispanoamericanas).

Home